En el suelo de los cultivos, el silicio se encuentra principalmente en forma mineral (polímero) formando parte de la propia estructura; rocas, arena y arcillas, sin embargo el silicio no puede ser asimilado en forma mineral por las plantas.

 

La presencia de ácido silícico en el suelo depende de la acción de enzimas y ácidos producidos por la actividad microbiológica que ocurre en la materia orgánica, por lo tanto, en suelos con bajo contenido de materia orgánica su presencia es escasa.
Las gramíneas como el maíz la cebada o el trigo suelen absorber silicio del suelo de forma activa, consumiendo energía.
Las cucurbitáceas, las leguminosas y las fresas suelen absorber silicio de forma pasiva, es decir que absorben silicio según su disponibilidad en el suelo.
Las solanáceas como el tomate lo absorben de forma selectiva, consumiéndolo en mayor o menor medida según las necesidades (mayor consumo en floración, etc.).
La baja cantidad de materia orgánica y por lo tanto de microorganismos en cultivos “convencionales” intensivos, disminuye la posibilidad de que en los suelos haya silicio orgánico (asimilable por las plantas) y por otro lado, al ser cultivos muy productivos, la absorción del mismo es muy alta cada año. Esto disminuye notablemente la posibilidad de que los cultivos obtengan el silicio necesario para el correcto desarrollo de sus funciones, con lo que se obtienen cultivos más débiles, propensos a ser atacados por plagas y con producciones de peor calidad (menos consistencia, peor sabor, menor periodo poscosecha, etc.).

 

El Silicio es un elemento ignorado por la mayoría de agricultores, aunque según el tipo de cultivo, una hectárea de terreno productivo absorbe del suelo entre 40 y 300 kg de silicio (ácido silícico) al año.

 

¿Qué aporta Silisec a su cultivo?

Con el aporte de SILISEC podemos cubrir las necesidades de silicio de los cultivos. Al mismo tiempo el silicio que contiene Silisec es de origen natural lo que hace que sea indicado para su uso tanto en agricultura ecológica como en convencional. Silisec es un producto con un elevado poder higroscópico, lo que significa que su aplicación reduce drásticamente la humedad ambiental y las posibles condensaciones a nivel foliar. SILISEC elimina las elevadas humedades relativas que favorecen la proliferación de enfermedades de origen fúngico como podredumbres (Botrytis cinérea), oídio, mildiu, etc. Además, SILISEC tras su absorción se deposita en forma amorfa en las paredes celulares contribuyendo a las propiedades mecánicas de la pared mejorando su rigidez y elasticidad protegiendo de esta manera, al cultivo frente a posibles infecciones.

Leer más

¿Y Silisec-K?

Con el aporte de SILISEC-K conseguimos asociar los principales efectos nutricionales del silicio a los de potasio. Ya que el potasio establece, entre sus funciones, los mecanismos de regulación hídrica de la planta a nivel celular, participando activamente en los mecanismos de apertura y cierre de los estomas, fortaleciendo de esta manera, la resistencia de la planta y previniendo la aparición de enfermedades fúngicas y bacterianas.

Leer más