¿Cómo entender la conductividad eléctrica de nuestro suelo?

1201

La  CE  es un parámetro que  muestra  la  capacidad de una disolución para transmitir corriente eléctrica. Esta aptitud depende principalmente del contenido, movilidad e interacción (fuerzas interiónicas) entre los iones (cationes y aniones) presentes en la disolución. Dicho de otro modo, el valor de la CE depende de la concentración de sales disueltas.

Siendo s la conductividad y ρ la resistividad. Por tanto, la conductividad eléctrica es la inversa de la resistividad.

Manejo agronómico de la Conductividad Eléctrica

En agronomía, la CE se mide en el agua de riego o en la zona del suelo donde se expanden las raíces. Cada cultivo, por su característico sistema radical, es capaz de absorber, con más o menos facilidad, los nutrientes de la solución fertilizante estando ésta a una u otra conductividad eléctrica.

Si la conductividad eléctrica de la disolución o de las raíces se encuentra por encima del óptimo para el cultivo y variedad en cuestión, la planta tendrá que esforzarse más para poder absorber nutrientes. Esta situación conduce a la realización de un gasto de energía adicional por parte de la planta, y en consecuencia, a la reducción del rendimiento productivo. Por el contrario, si la conductividad eléctrica se encuentra en su valor óptimo, la planta podrá nutrirse sin gastar apenas energía.

El gasto de energía realizado por la planta a la hora de absorber nutrientes es importante. Si se ahorra energía en la nutrición, la planta dispondrá de una mayor cantidad de ésta para realizar otros procesos fisiológicos tales como “engorde del fruto”. En definitiva, nuestro cultivo será más productivo y la rentabilidad de nuestra explotación aumentará.

Si una explotación dispone de un agua de riego de muy buena calidad (CE<0,8dS/m), el agricultor puede fertirrigar con una mayor cantidad de fertilizante. De este modo, puede forzar más aún el ciclo de cultivo y la cantidad de producción. Por el contrario, si el agua es de mala calidad y limita la incorporación de fertilizante, quizás tenga que aportar la mayor parte del fertilizante de modo foliar.

Tabla 1. Calidad del agua de riego

CE (dS/m) Salinidad
<0,8 Baja
0,8-1,6 Media
1,6-3,0 Alta
>3,0 Muy alta

En esta tabla se puede observar cómo influye el contenido de sales disueltas en la solución y la conductividad eléctrica. En definitiva, se necesitan aguas de riego de calidad. De este modo,  el  agricultor  puede  añadir  la  cantidad  suficiente  de  fertilizantes  y  que  la conductividad eléctrica de la disolución resultante sea la óptima para el cultivo implantado.

En la siguiente tabla se muestran las conductividades eléctricas óptimas para cada cultivo, así como las pérdidas de rendimiento productivo conforme nos alejamos de la adecuada CE.

Tabla 2. Rendimiento productivo vs Salinidad del agua de riego

Conductividad Eléctrica (µS/cm)
Cultivo CE agua en raíces CE agua de riego CE(-10%ŋ) CE(-25%ŋ) CE(-50%ŋ)
Cebada grano 8000 5300 6700 8700 12000
Algodón 7700 5100 6400 8400 12000
Remol. azuc. 7000 4700 5800 7500 10000
Trigo 6000 4000 4900 6400 8700
Soja 5000 3500 3700 4200 5000
Sorgo 4000 2700 3400 4800 7200
Cacahuete 3200 2100 2400 2700 3300
Arroz 3000 2000 2600 3400 4800
Lino 1700 1100 1700 2500 3900
Haba 1700 1100 1800 2000 4500
Judía 1000 700 1000 1500 2400
Higuera 2700 1800 2600 3700 5600
Olivo 2700 1800 2600 3700 5600
Granada 2700 1800 2600 3700 5600
Pomelo 1500 1200 1600 2200 3300
Naranjo 1700 1100 1600 2200 3200
Limonero 1700 1100 1600 2200 3200
Manzano 1700 1000 1600 2200 3200
Peral 1700 1000 1600 2200 3200
Melocotonero 1700 1100 1400 1900 2700
Albaricoque 1600 1100 1300 1800 2500
Viña 1500 1000 1700 2700 4500
Almendro 1500 1000 1400 1900 2700
Ciruelo 1000 1000 1400 1900 2800
Zarzamora 1300 1000 1300 1800 2500
Frambuesa 1000 700 1000 1400 2100
Fresa 1000 700 900 1200 1700
Remolacha 4000 2700 3400 4500 6400
Brócoli 2800 1900 2600 3700 5500
Tomate 2500 1700 2300 3400 5000
Pepino 2500 1700 2200 2900 4200
Melón 3500 1500 2400 3800 6100
Espinacas 2000 1300 2200 3500 5700
Col 1800 1200 1900 2900 4600
Patata 1700 1100 1700 2500 3900
Maíz Dulce 1700 1100 1700 2500 3900
Batata 1500 1000 1600 2500 4000
Pimiento 1500 1000 1500 2200 3400
Lechuga 1300 900 1400 2100 3400
Rábano 1200 800 1300 2100 3400
Cebolla 1200 800 1200 1800 2900
Zanahoria 1000 700 1100 1900 3100
Alfalfa 2000 1300 2200 2600 5900

Correctores de conductividad eléctrica de AGRI nova Science

Non Sal

Riquezas garantizadas
Ácidos polihidroxicarboxílicos:
28,1% p/p.
Calcio (CaO): 8,3 % p/p.
Azufre (SO3): 5,0 % p/p.
Efectos agronómicos
NON SAL es un formulado específico a base de ácidos polihidroxicarboxílicos, azufre y calcio complejado con lignosulfanatos. Se presenta como solución líquida altamente concentrada.
NON SAL es un corrector de suelos salinos y salino-sódicos. Se recomienda su utilización en suelos con problemas de salinidad debidos a las propias características edáficas o a la calidad del agua de riego empleada. Con su aplicación, se rebaja el PSI (Porcentaje de Sodio Intercambiable) hasta valores aceptables por los cultivos. Se consigue mediante la sustitución del sodio absorbido en el complejo de cambio por el calcio. Además, el azufre se combina con el sodio mediante oxidaciones químicas formando sulfato de sodio de alta solubilidad y fácilmente lavable de la zona del bulbo radicular. NON SAL incrementa la capacidad de intercambio catiónico (CIC). De este modo, mejora la estructura del suelo y favorece el acondicionamiento de la raíces y la asimilación de nutrientes por éstas.
NON SAL es un fertilizante que modifica la conductividad eléctrica del suelo hasta conseguir la óptima para el desarrollo del cultivo implantado. Mejora las características edáficas, por lo que favorece el desarrollo radicular y la absorción de nutrientes por las plantas.
Stop sal
Riquezas garantizadas
Ácidos polimaleicos: 30,0 % p/p.
Efectos agronómicos
STOP SAL es un acondicionador de suelos salinos y salino-sódicos de efecto inmediato. Se presenta como una solución líquida altamente concentrada. Actúa solubilizando el calcio, el magnesio y el sodio del suelo.
STOP SAL facilita la liberación del calcio insoluble y aumenta la capacidad de intercambio catiónico (CIC). Mejora la conductividad y la textura del suelo, facilitando su oxigenación y capacidad de retención de agua. El calcio y el magnesio reemplazan al sodio en las micelas quedando éste en condiciones para ser arrastrado por el agua de riego y lluvia. De este modo, favorece la expansión de las raíces y la liberación de macro y micronutrientes creando un ambiente biológico idóneo para los cultivos.
STOP SAL acondiciona los suelos de tal manera que los resultados son excelentes. Evita la degradación del mismo y facilita el acondicionamiento de las raíces y la asimilación de nutrientes por éstas.